Un estudio de Julio González y el cubismo: Análisis de las esculturas “Dafne” y “El espejo”

0

El cubismo fue uno de los estilos de arte visual más influyentes de principios del siglo XX, creado por Pablo Picasso. Los pintores cubistas rechazaron el concepto de que el arte debe copiar la naturaleza, o que los artistas deben adoptar técnicas tradicionales. En cambio, redujeron y fracturaron los objetos en formas geométricas y utilizaron perspectivas contrastantes. 

El artista Julio González.

Un famoso escultor cubista Julio González nació en 1876 en Barcelona, España. Desarrolló el uso expresivo del hierro como medio para la escultura moderna, e incluso fue buscado por su amigo Picasso para su formación técnica. Hay evidencia de la influencia cubista de Picasso en las propias obras de González, que reducen la figura humana a formas y líneas geométricas. En su trabajo posterior utilizó frecuentemente varillas y láminas de metal para construir figuras femeninas abstractas y tubos huecos. 

“Dafne”

En una de sus obras más famosas, “Dafne”, González experimentó con el impacto de la luz en la figura. Desde un punto de vista técnico, “Dafne” representa una hazaña increíblemente impresionante, ya que es muy difícil de esculpir. La escultura es también una representación de un carácter en transformación, entre dos naturalezas, la humana y el objeto, una cualidad metamórfica que González desarrolló en muchas de sus otras obras. Finalmente, es un ejemplo de la combinación de la innovación técnica radical de González con el carácter humanista de una escultura que está presente en la tradición artística clásica. 

“Mujer ante el espejo”

Otra obra famosa de González fue “Mujer ante el espejo”. Esta escultura fue creada en un momento en el que el progreso y la ciencia eran adorados. El uso de la escultura por parte de González, que se adhirió más a la representación clásica, las técnicas y los materiales, es una crítica a la segunda revolución industrial. Por ejemplo, la cálida energía de la forma y la imagen de la escultura contrasta con la frialdad del metal, demostrando la desaprobación de González con la naturaleza impersonal del progreso científico. Las piezas de chatarra han sido transformadas en una obra de arte única y no en un producto fabricado y repetible. González transforma el significado del hierro a través de su obra; le da un valor nuevo y lo hace capaz de crear belleza y paz en lugar de herramientas o armas de guerra.

Llamado “el padre de toda la escultura de hierro de este siglo” por el escultor americano David Smith, el uso del metal y la soldadura de González revolucionó la escultura moderna, y sus formas abstractas y lineales abiertas, que llamó “dibujo en el espacio,” tuvieron una profunda influencia en las formas de arte abstracto. De hecho, la mayoría de los escultores modernos que trabajan en metal son sus descendientes artísticos. Su influencia se extiende por todo el mundo, manifestándose en el trabajo de Anthony Caro, William Tucker, Hans Uhlmann, Carel Visser, Eduardo Chilida, Jean Tinguely Roberto Lardera, famosos escultores europeos. Su influencia continúa en el siglo 21, especialmente en las obras del artista Richard Tuttle.

Finalmente, he creado mi propia versión de las obras de arte de Julio González. Específicamente, hice referencia a su trabajo “Personnage dit ‘femme au miroir’” para construir mi proyecto, y utilicé pajitas y tazas que encontré en los pisos de los restaurantes. 

Julio González: “Personnage dit ‘femme au miroir’” y my propia escultura

 

 


Fuentes:

 

 

Share.

Leave A Reply